LOS BANCOS PIERDEN: SÍ A LA RETROACTIVIDAD

LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL EUROPEO DE JUSTICIA DICE SÍ AL CARÁCTER RETROACTIVO DE LAS CLÁUSULAS ABUSIVAS

En primer lugar cabe explicar a qué nos referimos con cláusula abusiva.
En los contratos hipotecarios son dos las más habituales, TECHO y SUELO, que nacen de la imposición en los contratos hipotecarios, por parte de los bancos, de un máximo (techo) y un mínimo (suelo) de intereses, dado que las hipotecas se rigen por el Euribor y este fluctúa constantemente, asegurándose así no perder el tipo de interés aunque los ordinarios estén por debajo.
*Ejemplo: Imaginemos una hipoteca de 150.000 euros, a un plazo de 30 años, con un tipo de interés Euribor + 1, y una cláusula suelo del 3%. Se firmó en 2008 cuando el Euribor estaba al 4,49%, del cual el cliente pagaba el 5,49% (por el diferencial de +1).Resultado de imagen de justicia europea
En 2010 con la crisis el indicador del euribor se desploma al 1,12%, pero la clásula suelo impide que las cuotas mensuales bajen a la par, de esta manera, el cliente paga 550 euros, teniendo que pagar 431 euros.

En Mayo de 2013 el Tribunal Supremo dicta sentencia declarando abusivas dichas cláusulas, no permitiendo la retroactividad. Es decir, obliga a los bancos a devolver las cantidades indebidamente cobradas desde la fecha en que se dicte sentencia.

¿Por qué se plantea esta cuestión al TJUE?

Surge, fruto de una demanda presentada contra el banco Cajasur en el Juzgado 1º Mercantil de Granada donde los demandantes reclaman la retroactividad desde el origen de acuerdo con el artículo 1303 del Código Civil.

¿Qué ha ocurrido con la Sentencia del TJUE dictada hoy, 21 de Diciembre de 2016?

El artículo 6.1 de la Directiva 93/13/CEE, de 5 de Abril de 1993, establece que las cláusulas abusivas no vincularán a los consumidores. En consecuencia, los tribunales españoles deben restituir la situación al momento de origen, es decir, desde el momento en el que se firma la hipoteca.

Basándonos en nuestro ejemplo, se deben devolver desde 2008. (Suponiendo que se reclame en Diciembre de 2016: 12 meses x 8 años x 119 euros).

¿En qué afectará a partir de ahora?

En Procesos PENDIENTES se tendrá que devolver la cuantía desde el inicio, de igual modo que en procesos FUTUROS.

La problemática la encontramos en sentencias firmes ya dictadas, puesto que según nuestra Ley de enjuiciamiento Civil todas las sentencias firmes y definitivas tienen carácter de «cosa juzgada».

CONCLUSIÓN

Habiendo conocido hoy la resolución del TJUE debemos trabajar por ver cuales son los cauces de reclamación en sentencias firmes más viables (ya sea recurso de revisión, excepciones de la lec en sus artículos 400 y ss sobre cuestiones procesales que afectan al fondo, etc); e ir viendo en que línea se sitúan los tribunales para crear jurisprudencia sobre lo expuesto.
En cualquier caso nos encontramos ante una gran noticia para los consumidores.

Resultado de imagen de se abre el grifo del credito

LOS MENORES EN EL PROCESO DE DIVORCIO

«Los hijos son los perjudicados en un divorcio»

Estamos cansados de escuchar esta frase, pero parece ser que cuando llega la liquidación, la pensión, el uso y disfrute de la vivienda o la compensatoria deja de importarnos.

Me da rabia reconocer que en muchas ocasiones, los propios abogados de familia, o responsables de llevar a cabo procesos de ruptura, piensan más en minutas que en menores, puesto que la ética conduce a velar por los intereses y derechos de los más pequeños y no fomentar su sufrimiento por una custodia o un apartamento en la playa.
Como profesionales, soy de la opinión de que debemos alertar a nuestros clientes de los perjuicios que pueden ocasionar en los menores, al verse inmersos los procesos judiciales.

divorcio-hijosEn la mayoría de los casos, son la moneda de cambio de padres enfadados, que se dejan llevar por la rabia del momento, son fruto de chantaje, o simplemente, son «comprados» para que haga la elección más acertada según la opinión del progenitor que más dinero ha invertido en regalos, más parques de atracciones ha visitado con él o más lágrimas ha derramado hablando de lo malo que es el otro progenitor.

Muchas veces, aunque no nos demos cuenta los menores creen ser responsables de la situación, tanto en el plano de la culpabilidad como carga para sus padres, es decir, a veces tienen que tomar decisiones críticas, como por ejemplo, con quién vivir; u otras, sienten que si no existieran sus papás no discutirían por él. Y esto, amigos, es muy injusto.
También se ven coaccionados, dependiendo de en qué casa se encuentren, en casos en los que los padres ya están divorciados de hecho y se han tomado las medidas oportunas,puesto que papá habla mal de mamá, o mamá dice ser mejor que papá.

Creamos niños inseguros, niños que se sienten apartados, o utilizados; también niños que chantajean a sus padres para conseguir sus propios beneficios. En definitiva, creamos niños con problemas, inseguridades y vivencias que les pasarán factura toda su vida.

Tuve la gran suerte de acudir a la inspiradora charla de la magistrada de la Sección 22 de la AP de Madrid, Doña Pilar Gonsálvez Vicente, y fue allí, donde se confirmaban todas mis sospechas en referencia a las audiencias del menor a la que da pie la Ley de Jurisdicción Voluntaria en su artículo 18, dado que muchos menores no hablan por miedo a las consecuencias, otros creen tener el poder de la situación, y otros dicen lo que les han dicho que tienen que decir.

Es triste, muy triste, que los menores decidan entre un padre y una madre, porque aunque para una persona la otra ya no signifique nada, para todos nosotros, sólo existe una madre y sólo existe un padre, y ese niño no conoce otros.divorcio

Y como les digo a todos mis clientes, al padre (en el caso de madres) le eligió a usted, no se lo eche en cara a su hijo y viceversa.

Por tanto, aprovecho este artículo, para hacer una llamada a esos padres que están implicados en un proceso de ruptura judicial, queriendo decirles, que es entendible todo por lo que están pasando y para ello estamos los profesionales, para ayudarles.
Pero, por favor, piensen en el daño irreparable que pueden hacerles a sus hijos y no les utilicen para su beneficio. No pueden elegir, no es su competencia.
Así como, recordarle a mis compañeros, abogados de familia, que no somos quiénes, para reforzar más la ira y la angustia, que debemos aconsejar desde la ley y la ética y velar siempre por los intereses del menor, ya que por desgracia en este país, se incumplen en muchas ocasiones las reglas dictadas por la ONU en materia de protección de menores ( aprovecho para compartir el link http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/JuvenilesDeprivedOfLiberty.aspx).

Sara García Antúnez
C123481
Abogada especialista en familia