EL NEGOCIO DEL JÓVEN

Antes, emprendedor y valiente…

Ahora, inconsciente.

A esto nos tenemos que enfrentar todos los jóvenes que terminamos nuestros estudios tras estudiar largos años de carreras y másteres, combinados con idiomas y cursos online, sin en ningún caso, descuidar nuestra dieta y el deporte porque es lo que está de moda.
Todo para conseguir los objetivos de aquella mentira que nos contaron, «estudia y te augurará un futuro prometedor, con un chalet en Boadilla y un Porsche Cayenne para transportar a tus tres preciosos hijos a su cole trilingüe, mientras tú, persona invencible, después de tener una exitosa jornada laboral sin despeinarte, llegas a casa y te tomas un vino con tu perfecta pareja»

Y, ¿sabéis qué es lo peor? Que cada uno, a nuestra manera, se lo creyó, y nos hemos encontrado, perdidos, desamparados, ante la situación de no encontrar trabajo, o al menos, no de lo nuestro, y tenemos que aceptar explotaciones no remuneradas, o remuneradas por cantidades ínfimas.  Otros muchos han optado por hacer las maletas e ir al extranjero a buscar un futuro mejor, con la incertidumbre de si lo encontrarían y separándose de todo lo que tenían.

Pero… ¿Qué hay de malo en aprender cayendo? ¿Por qué nos contaron que para triunfar había que estudiar y no ser valientes? ¿Por qué no una mezcla de humildad e iniciativa?

Esa creo que es la dosis perfecta, y después de tanta frustración, de caer en el abismo del recién licenciado, ése, que está muy cualificado para unos trabajos y muy poco para otros, después de todo ello, sólo nos queda abrir los ojos y cada uno a nuestra manera, tener tres gatos en vez de hijos y un estudio en García Noblejas en vez de un chalet en Boadilla, pero depender de nosotros y no de los que se aprovechan de nosotros.

Porque mi conclusión es que nos necesitan, así que a todos los jóvenes nos digo… que nos hagamos valer y busquemos el futuro profesional que nos merecemos.

Un comentario en “EL NEGOCIO DEL JÓVEN

  1. Qué razón tienes compañera. Admiro tu valentía al iniciar este proyecto, al cual muchos te dirán que ¡estás loca, cómo te atreves a montar algo con los tiempos que corren, te va a ir mal, va a ser una inversión perdida!

    Yo te digo, ¡adelante amiga!, es mejor ser pobre por tú fracaso, que por el fracaso de otro. Trabaja para ti y será tuyo y así, si podrás conseguir ese porche cayenne que de pequeñas nos habían hecho imaginarnos.

    Es en estos tiempos que corren, cuando hay que ser valiente y apostar por las aptitudes de uno mismo, hacer poco a poco el camino a la suerte y contar con todo aquél que te brinde su ayuda.
    Estoy segura que todo va a ir bien, porque tú lo vales. Porque tienes ganas, ilusión y como ya dije, grandes aptitudes.
    ¡Mucho éxito en este comienzo!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s